Informe 2020 sobre la libertad religiosa internacional

Informe 2020 sobre la libertad religiosa internacional

La constitución prohíbe la discriminación basada en la religión; prevé la libertad de creencias, religión y culto; y establece que nadie “estará obligado por medidas coercitivas a declarar su ideología o creencias”. En junio, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDH) aprobó la resolución “Promoción y Protección de los Derechos Humanos en Nicaragua” en la que la organización expresa preocupación por las restricciones gubernamentales a los espacios públicos y la represión de la sociedad civil, defensores de derechos humanos y líderes religiosos.

Entre otros expresando puntos de vista críticos del gobierno. En un informe de agosto, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) escribió: “En 2020 el odio del gobierno hacia la Iglesia Católica no ha cesado; al contrario, empeora cada día, habiendo alcanzado niveles críticos. ”Hubo numerosos informes de que la Policía Nacional de Nicaragua (PNN), junto con grupos progubernamentales y miembros del partido gobernante (Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN) hostigaban e intimidaban rutinariamente a líderes religiosos y dañaban espacios religiosos, incluido un incendio provocado en julio contra la Inmaculada. Catedral de la Concepción en Managua que destruyó una imagen de Jesucristo de 382 años.

Los líderes católicos denunciaron insultos verbales, amenazas de muerte y hostigamiento institucional por parte de la PNN y grupos asociados con el presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo. Según el clero, la PNN y los grupos progubernamentales hostigaron en varias ocasiones a los fieles católicos después de que asistieran a los servicios religiosos en los que oraban por los presos políticos y bloquearon los esfuerzos de los feligreses para recaudar fondos para las familias de los presos políticos.

Los partidarios del gobierno interrumpieron los servicios religiosos organizando carreras de motocicletas fuera de las iglesias durante los servicios dominicales. Los líderes católicos y protestantes evangélicos que proporcionaron refugio y asistencia médica a manifestantes pacíficos en 2018 continuaron sufriendo represalias del gobierno, incluidas calumnias, investigaciones arbitrarias por parte de agencias gubernamentales, cargos que dijeron que eran infundados, retención de exenciones de impuestos, reducción en asignaciones presupuestarias y negación religiosa. servicios para presos políticos, según medios locales.

Te puede interesar: Feligresía católica respalda a Fray Damián, antes falsas acusaciones

El gobierno ordenó a las empresas de agua y electricidad que cortaran los servicios a las iglesias católicas dirigidas por sacerdotes opuestos al gobierno, revocó las visas de al menos dos sacerdotes extranjeros después de que criticaron al gobierno y denegaron o revocaron los permisos de escuelas y clínicas dirigidas por católicos antigubernamentales. obispos. Los partidarios del gobierno interrumpieron los funerales y profanaron las tumbas de los manifestantes a favor de la democracia. En junio, medios italianos informaron que la mujer rusa arrestada, sentenciada y encarcelada por arrojar ácido sulfúrico en 2018 a un sacerdote de la Catedral de la Inmaculada Concepción en Managua vivía en Italia como refugiada. El CENIDH escribió en un informe sobre los ataques a iglesias católicas en 2019 y 2020, “Este caso refleja la forma corrupta y falaz en que el régimen de Ortega Murillo permite la impunidad contra quienes consideran ‘sus enemigos políticos o públicos’, crímenes que ellos mismos orquestan perversamente. . ” y encarcelado por arrojar ácido sulfúrico en 2018 a un sacerdote de la Catedral de la Inmaculada Concepción en Managua que vivía en Italia como refugiado. El CENIDH escribió en un informe sobre los ataques a iglesias católicas en 2019 y 2020.

“Este caso refleja la forma corrupta y falaz en que el régimen de Ortega Murillo permite la impunidad contra quienes consideran ‘sus enemigos políticos o públicos’, crímenes que ellos mismos orquestan perversamente. ” y encarcelado por arrojar ácido sulfúrico en 2018 a un sacerdote de la Catedral de la Inmaculada Concepción en Managua que vivía en Italia como refugiado. El CENIDH escribió en un informe sobre los ataques a iglesias católicas en 2019 y 2020, “Este caso refleja la forma corrupta y falaz en que el régimen de Ortega Murillo permite la impunidad contra quienes consideran ‘sus enemigos políticos o públicos’, crímenes que ellos mismos orquestan perversamente. . ”

No hubo informes de acciones sociales significativas que afecten la libertad religiosa.

Altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos pidieron repetidamente al gobierno de Ortega que cesara la violencia y los ataques contra el clero, los fieles y las iglesias católicos. Los funcionarios de la embajada de Estados Unidos continuaron planteando preocupaciones a los funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores con respecto a las restricciones a la libertad religiosa en el contexto de una represión más amplia.

Tras el incendio provocado en la catedral de Managua, el embajador condenó el ataque en un comunicado público publicado en las redes sociales y dijo que los ataques contra la Iglesia y los fieles deben cesar de inmediato y los culpables deben ser castigados. Los funcionarios de la embajada se reunieron regularmente con una amplia variedad de líderes religiosos de la Iglesia Católica, grupos protestantes evangélicos, la Iglesia Luterana Morava, grupos musulmanes y la comunidad judía para discutir las restricciones a la libertad religiosa y fomentar la tolerancia religiosa.

El 2 de diciembre de 2020, de conformidad con la Ley de Libertad Religiosa Internacional de 1998, según enmendada, el Secretario de Estado volvió a colocar a Nicaragua en la Lista de Vigilancia Especial por haber cometido o tolerado violaciones graves de la libertad religiosa.

Sección I. Demografía religiosa

El gobierno de EE. UU. Estima que la población total es de 6,2 millones (estimación de mediados de 2020). Según el censo de 2005 (el más reciente disponible), realizado por el Instituto Nicaragüense de Estadísticas y Censos, el 59 por ciento de la población es católica y el 22 por ciento protestante evangélica, incluidos pentecostales, menonitas, luteranos moravos y bautistas. Según una encuesta realizada en julio de 2019 por Borge and Asociaste, el porcentaje de protestantes evangélicos está aumentando y el porcentaje de católicos está disminuyendo. Borge and AsociasteS encontró que los católicos representan el 43 por ciento de la población, los protestantes evangélicos el 41 por ciento y los creyentes religiosos sin afiliación el 14 por ciento. Según la encuesta de Borge, los grupos que en conjunto constituyen menos del 2 por ciento de la población incluyen a los testigos de Jehová.

La Iglesia Luterana Morava se concentra principalmente en las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Norte y Sur del país. La mayoría de sus miembros son de ascendencia indígena o afrocaribeña.

Sección II. Estado del respeto del gobierno por la libertad religiosa

Marco legal

La constitución prohíbe la discriminación basada en la religión. Establece la libertad de creencias, religión y culto, y establece que nadie “estará obligado por medidas coercitivas a declarar su ideología o creencias”. La constitución establece que no hay religión oficial; sin embargo, la ley confía a los grupos de acción a nivel comunitario controlados por el gobierno, conocidos como Comités de Familia, la responsabilidad de promover los “valores cristianos” a nivel comunitario.

Si deseas leer: Fray Damián Muratori, insta a “No ser borregos”

Los requisitos para el registro de grupos religiosos, a excepción de la Iglesia Católica, que tiene un concordato con el gobierno, son similares a los de las organizaciones no gubernamentales (ONG). El registro requiere una solicitud, estatutos y designación de funcionarios. La Asamblea Nacional debe aprobar la solicitud de registro o la situación legal de un grupo. Tras la aprobación, el grupo debe registrarse en el Ministerio de Gobierno como una asociación u ONG, lo que le permite contraer obligaciones legales, celebrar contratos y beneficiarse de exenciones fiscales y aduaneras. Después del registro, los grupos religiosos están sujetos a las mismas regulaciones que otras ONG o asociaciones, independientemente de su naturaleza religiosa. La Iglesia Católica no está obligada a registrarse como grupo religioso porque su presencia en el país es anterior a la legislación; sin embargo, el gobierno requiere que las organizaciones dedicadas a la caridad u otro trabajo social afiliadas a la Iglesia Católica se registren.

De acuerdo con la Ley de Agentes Extranjeros, aprobada en octubre, las organizaciones y personas que reciben recursos de origen extranjero no deben participar en la política interna. Si el gobierno encuentra que alguna persona o entidad viola la ley, la persona o entidad podría ser multada, encarcelada o congelar o confiscar sus activos. La ley excluye a las organizaciones religiosas acreditadas del requisito de registrarse en el Ministerio del Interior. Por ley, quienes reciben exenciones no pueden participar en actividades que interfieran en los asuntos del país.

El reglamento del Ministerio de Educación para la educación primaria establece que la base de la metodología y el plan de estudios para los niveles de primaria son los principios “cristiano, socialista, solidario” y la política de “desarrollo humano”. La política de Desarrollo Humano 2018-2021 del gobierno establece la promoción de las festividades religiosas y religiosas como un componente clave de toda política gubernamental. La ley establece la educación en el país como laica, pero reconoce el derecho de las escuelas privadas a tener una orientación religiosa.

Los misioneros deben obtener visas de trabajadores religiosos y proporcionar información sobre la naturaleza de su trabajo misionero antes de que el Ministerio del Interior autorice la entrada al país. Una organización religiosa local debe proporcionar documentación y solicitar una autorización de viaje al Ministerio de Gobierno siete días antes de la llegada de la persona o grupo religioso visitante. El proceso suele tardar varias semanas en completarse.

El país es parte del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Prácticas gubernamentales

En junio, el CDH aprobó la resolución titulada “Promoción y Protección de los Derechos Humanos en Nicaragua”, en la que la organización expresó preocupación por las restricciones gubernamentales a los espacios públicos y la represión a la sociedad civil, defensores de derechos humanos y líderes religiosos, entre otros expresando críticas opiniones del gobierno.

En sus declaraciones de febrero al CDH, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Refugiados, Michelle Bachelet, dijo que las protestas realizadas durante las celebraciones religiosas se habían enfrentado a la violencia patrocinada por el estado y que “los miembros de la Iglesia Católica continúan sufriendo repetidos actos de intimidación y acoso por parte de la policía o elementos progubernamentales, incluidas declaraciones estigmatizantes de las autoridades gubernamentales”.

En un informe publicado en julio, el CENIDH escribió: “En 2020 el odio del gobierno hacia la Iglesia Católica no ha cesado; al contrario, cada día se agrava, habiendo alcanzado niveles críticos”. Según el informe, la Iglesia católica se había posicionado firmemente del lado de los grupos prodemocracia desde la protesta de 2018 contra el gobierno y la posterior represión del gobierno que mató a más de 300 personas.

Testigos dijeron a medios independientes que el 31 de julio, un hombre no identificado arrojó una bomba de gasolina dentro de una capilla lateral en la Catedral de la Inmaculada Concepción en Managua después de examinar de cerca el perímetro durante 20 minutos. La bomba provocó un extenso incendio que dañó la capilla y quemó una imagen de Jesucristo de 382 años venerada por la comunidad católica.

El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, calificó públicamente el acto como un ataque terrorista premeditado. Horas después del ataque, el vicepresidente Murillo dijo a los medios que el incendio había sido un accidente causado por el fuego de una vela dentro de la capilla. El cardenal Brenes declaró públicamente que no había cortinas ni velas dentro de la capilla. El Papa Francisco también se refirió al incendio como un ataque, afirmando:

“Estoy pensando en el pueblo de Nicaragua que está sufriendo por el ataque a la catedral de Managua. Días después, la policía cerró la investigación y concluyó que el incendio se inició como resultado del vapor de alcohol desinfectante encendido por una vela. La policía no hizo arrestos. El clero dijo que sospechaba que el gobierno había dirigido ataques contra iglesias y sacerdotes, pero creían que el gobierno podía alegar una negación plausible porque los ataques fueron llevados a cabo por personas que no estaban directamente afiliadas con él.

El clero también dijo que creía que el gobierno dirigió o alentó el vandalismo y la profanación de iglesias por parte de personas que no están directamente afiliadas a él. Según medios locales, el 29 de julio personas no identificadas irrumpieron en la Iglesia de Santa Ana en Nindiri, ingresando a la iglesia fuera de horario, robando artículos religiosos, rompiendo imágenes sagradas, pisando hostias de comunión, dañando muebles y defecando en varios lugares dentro de la iglesia.

El 30 de julio, acciones similares ocurrieron en Nindirí en la Iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. El 24 de julio, personas no identificadas irrumpieron en la Iglesia de Nuestra Señora de Veracruz y dañaron objetos sagrados y robaron equipos de audio. El CENIDH registró varias profanaciones de iglesias católicas siguiendo un modus operandi similar.

El 2 de enero perpetradores no identificados destruyeron imágenes sagradas en la Iglesia Nuestro Señor de Esquipulas en Tipitapa; el 12 de julio, un hombre no identificado ingresó a una capilla dentro de la Catedral San Juan Bautista en Jinotega y robó una imagen sagrada. Según los medios, las profanaciones de iglesias también ocurrieron en Managua en abril y en Boaco en agosto.

Según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, agentes de policía y vehículos de patrulla rodearon la Iglesia San Juan Bautista en Masaya el 23 de enero, luego de que los feligreses organizaran una campaña para recolectar útiles escolares para los hijos de los presos políticos. Luego, la policía impidió que las personas con donaciones accedieran a la iglesia.

Según el clero, el padre Edwing Roman, sacerdote al que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos concedió medidas cautelares (de protección) desde 2018, continuó siendo víctima de hostigamiento y recibió múltiples amenazas de muerte durante el año. El gobierno cortó el suministro de electricidad y agua a su iglesia en Masaya durante una huelga de hambre en noviembre de 2019 dentro de la iglesia por parte de familiares de presos políticos. Aunque el gobierno restauró los servicios de electricidad y agua en enero, Roman informó de continuas luchas durante todo el año con las autoridades gubernamentales que amenazaron con cortar sus servicios públicos a pesar de estar al día con sus pagos. El 23 de octubre, el cardenal Brenes dijo a los medios de comunicación que las iglesias católicas de todo el país tenían dificultades para pagar “cargos exagerados” en sus facturas de luz y agua. Brenes cuestionó los cargos,

Según medios, el 20 de diciembre la policía impidió que un grupo de familiares de presos políticos asistiera a misa en la iglesia San José de Tipitapa. La misa fue para los presos políticos y en memoria de los ciudadanos asesinados durante las protestas civiles de abril de 2018 en esa ciudad.

Según informes de los medios, la policía cerró del 12 al 13 de diciembre todas las calles de acceso a la Iglesia de San José en Managua para evitar que los feligreses y otras personas trajeran donaciones para las comunidades de la costa caribeña, que sufrieron dos huracanes con semanas de diferencia.

La Iglesia Católica continuó denunciando la violencia perpetrada por el gobierno y los grupos progubernamentales y la falta de instituciones democráticas a través de homilías del clero y cartas pastorales, pidiendo el respeto de los derechos humanos y la liberación de los presos políticos, especialmente en medio de la pandemia de COVID-19. Según informes de las redes sociales, el 10 de diciembre, la Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Managua emitió un mensaje de que “las luchas de los nicaragüenses por la paz, la justicia, la libertad y la alegría son violadas por la corrupción, la represión y la violación de los derechos humanos. ” El 30 de junio, la Arquidiócesis de Managua emitió una carta en la que condenaba la persecución del gobierno a los profesionales médicos,

Cuando la Iglesia Católica anunció la suspensión de todas las actividades religiosas en marzo debido a la pandemia de COVID-19, el gobierno organizó y patrocinó la peregrinación anual a Rivas y la celebración anual de San Lázaro en Masaya en marzo, las cuales atrajeron multitudes masivas. La Diócesis de Granada, que tradicionalmente patrocinaba la peregrinación a Rivas, emitió un comunicado a través de su página de Facebook, indicando que las procesiones del 26 de marzo no fueron patrocinadas por ninguna de las iglesias de la diócesis.

Según reportes noticiosos, Monseñor Rolando Álvarez anunció en abril la apertura de clínicas médicas en Matagalpa para pacientes con COVID-19 y un call center para brindar información médica al público. Días después del anuncio de Álvarez, el Ministerio de Salud anunció que no autorizaba la iniciativa. Álvarez denunció el acoso constante del gobierno durante todo el año. En septiembre, el obispo Abelardo Mata de Estelí informó que el gobierno cerró una escuela agrícola para estudiantes de bajos ingresos patrocinada por su diócesis. Mata, un crítico abierto del gobierno de Ortega durante años, declaró que el gobierno había tratado de acosar a los estudiantes y la administración escolar e interrumpir las operaciones de la escuela desde 2013. Mata dijo que la Diócesis de Estelí había estado considerando abrir una segunda escuela técnica, pero el gobierno también frustró esos esfuerzos.

Durante el año, las fuentes proporcionaron diferentes estimaciones sobre cuántos clérigos permanecieron en el exilio y cuántos regresaron. No proporcionaron detalles y manifestaron el temor de que el gobierno pudiera tomar represalias contra el regreso del clero. En abril, un medio de comunicación entrevistó a tres sacerdotes que se exiliaron en 2018 después de recibir amenazas de muerte de partidarios del gobierno. Uno de los sacerdotes entrevistados regresó del exilio y dijo que permanecía escondido por temor a perder la vida. Los otros dos sacerdotes continuaron en el exilio.

El informe noticioso indicó que cinco sacerdotes se vieron obligados a abandonar el país después de 2018. En septiembre, la Oficina de Migración de Nicaragua (NIO) revocó el estatus de residente permanente de dos sacerdotes extranjeros: el padre Julio Melgar de El Salvador, quien había servido en el país durante 40 años, y el padre Luis Carrillo, de Colombia, que había servido en el país durante nueve años. El permiso de residencia de Melgar debía renovarse en 2024 y el de Carrillo en 2022.

El NIO notificó verbalmente a ambos sacerdotes que sus permisos de residencia habían sido revocados y los sacerdotes tendrían que volver a solicitarlos con frecuencia: Carillo cada seis meses y Melgar cada mes. El obispo Mata dijo a los medios de comunicación que las acciones del gobierno hacia Carillo y Melgar estaban diseñadas para presionar a los sacerdotes para que abandonaran el país o dejaran de denunciar los abusos de derechos humanos cometidos por el gobierno durante sus homilías.

Carrillo dijo que la medida también impuso una carga financiera porque las tarifas de procesamiento de renovación oscilaron entre 7,000 y 17,500 córdobas ($ 200 a $ 500), frente a 5,000 córdobas ($ 140) en 2019. El NIO notificó verbalmente a ambos sacerdotes que sus permisos de residencia habían sido revocados y los sacerdotes tendrían que volver a aplicar con frecuencia: Carillo cada seis meses y Melgar cada mes. El obispo Mata dijo a los medios de comunicación que las acciones del gobierno hacia Carillo y Melgar estaban diseñadas para presionar a los sacerdotes para que abandonaran el país o dejaran de denunciar los abusos de derechos humanos cometidos por el gobierno durante sus homilías. Carrillo dijo que la medida también impuso una carga financiera porque las tarifas de procesamiento de renovación oscilaron entre 7,000 y 17,500 córdobas ($ 200 a $ 500), frente a 5,000 córdobas ($ 140) en 2019.

El NIO notificó verbalmente a ambos sacerdotes que sus permisos de residencia habían sido revocados y los sacerdotes tendrían que volver a aplicar con frecuencia: Carillo cada seis meses y Melgar cada mes. El obispo Mata dijo a los medios de comunicación que las acciones del gobierno hacia Carillo y Melgar estaban diseñadas para presionar a los sacerdotes para que abandonaran el país o dejaran de denunciar los abusos de derechos humanos cometidos por el gobierno durante sus homilías. Carrillo dijo que la medida también impuso una carga financiera porque las tarifas de procesamiento de renovación oscilaron entre 7,000 y 17,500 córdobas ($ 200 a $ 500), frente a 5,000 córdobas ($ 140) en 2019. El obispo Mata dijo a los medios de comunicación que las acciones del gobierno hacia Carillo y Melgar estaban diseñadas para presionar a los sacerdotes para que abandonaran el país o dejaran de denunciar los abusos de derechos humanos cometidos por el gobierno durante sus homilías.

Carrillo dijo que la medida también impuso una carga financiera porque las tarifas de procesamiento de renovación oscilaron entre 7,000 y 17,500 córdobas ($ 200 a $ 500), frente a 5,000 córdobas ($ 140) en 2019. El obispo Mata dijo a los medios de comunicación que las acciones del gobierno hacia Carillo y Melgar estaban diseñadas para presionar a los sacerdotes para que abandonaran el país o dejaran de denunciar los abusos de derechos humanos cometidos por el gobierno durante sus homilías. Carrillo dijo que la medida también impuso una carga financiera porque las tarifas de procesamiento de renovación oscilaron entre 7,000 y 17,500 córdobas ($ 200 a $ 500), frente a 5,000 córdobas ($ 140) en 2019.

En discursos durante el año, el presidente Ortega criticó al clero católico, vinculando típicamente al clero con lo que caracterizó como una intervención de Estados Unidos en la soberanía del país. En un discurso de septiembre, Ortega citó al ciudadano estadounidense William Walker, quien usurpó la presidencia de Nicaragua desde julio de 1856 hasta el 1 de mayo de 1857, para criticar a Estados Unidos y a la Iglesia católica. Ortega identificó al embajador de Walker en Estados Unidos como un sacerdote católico.

Los grupos religiosos dijeron que el gobierno continuó politizando las creencias religiosas, el idioma y las tradiciones, incluso cooptando a la religión para sus propios fines políticos. Obispo auxiliar de Managua Silvio Báez, designado por múltiples medios de prensa, incluido La Prensay Reuters, como uno de los críticos más abiertos de los abusos de los derechos humanos por parte del gobierno, dijo a Deutsche Welle en septiembre que “lo que existe en Nicaragua es una burda manipulación de la religión por parte del régimen. Vacía la religión de todo contenido ético, de todo contenido que exija convicción personal y justicia social ”. Báez continuó viviendo en el extranjero en el exilio debido al constante hostigamiento y amenazas de muerte en su contra desde abril de 2018. Los grupos religiosos también dijeron que como una forma de represalia derivada de la crisis sociopolítica del país que comenzó en abril de 2018, el gobierno continuó infringiendo a los líderes religiosos. ‘derechos para practicar actividades basadas en la fe, incluida la provisión de espacios seguros en las iglesias para los estudiantes y otras personas que huyen de la violencia. El clero católico y los medios de comunicación informaron de casos de funcionarios del gobierno que calumniaban, estigmatizaban,

En agosto, un conocido coordinador de redes sociales del gobierno publicó un video de su cuenta personal en el que afirmó que el embajador de Estados Unidos había hecho un pacto con la Iglesia católica del país para expulsar al gobernante FSLN del gobierno. El hombre nombró a varios obispos, llamándolos “basura” y “satanistas que solo buscan el caos en el país”. Instó a los partidarios del gobierno a prepararse para tomar represalias por cualquier intento realizado por la Iglesia Católica en el país y el gobierno de Estados Unidos para derrocar al gobierno. Otro partidario del gobierno e hijo de Gladys Báez, miembro de la Asamblea Nacional del FSLN, usó las redes sociales para amenazar a los obispos de la Iglesia Católica, publicando: “La paciencia tiene sus límites” y “No dependemos de una iglesia, somos un país laico, no subordinado para una iglesia, ustedes, sacerdotes golpistas, son los principales promotores de la destrucción de Nicaragua ”.

Con una crisis económica que, según las fuentes, fue precipitada por la represión violenta de las protestas a favor de la democracia por parte del gobierno en 2018, el presupuesto nacional continuó reduciéndose sustancialmente. Aunque la constitución estableció al país como un estado laico, el presupuesto nacional desde la década de 1990 incluía fondos para iglesias católicas y protestantes. Tras la drástica disminución de la financiación en 2019, los presupuestos del gobierno para 2020 y 2021 omitieron por completo la financiación de las iglesias y grupos religiosos católicos y protestantes. Los medios locales vieron esto como una retribución por la abierta oposición de los líderes religiosos al gobierno, particularmente entre el clero católico.

En septiembre, durante el servicio religioso para el entierro de un joven, Bryan Coronado, una mujer identificada como simpatizante del gobierno asistió al entierro sin ser invitada y gritó obscenidades al fallecido por no ser partidario del gobierno y coreó consignas pro-Ortega. Durante el funeral el 3 de marzo del reconocido poeta y sacerdote Ernesto Cardenal en la Catedral de la Inmaculada Concepción en Managua, un grupo de simpatizantes progubernamentales con pañuelos del FSLN interrumpieron el servicio con pancartas y consignas que, según las organizaciones locales de derechos humanos, eran utilizadas regularmente por el gobierno y sus simpatizantes. contra los que percibían como enemigos.

El clero católico continuó informando que el gobierno les negó el acceso a las cárceles luego del levantamiento prodemocracia de 2018. Antes de abril de 2018, el clero dijo que ingresaba regularmente a las cárceles para celebrar la misa y proporcionar la comunión y la confesión a los detenidos. Fuentes religiosas informaron que una gran presencia de agentes de la PNN y vehículos policiales rodeaban con frecuencia la Catedral de la Inmaculada Concepción en Managua. Las fuentes indicaron que los oficiales intimidaron a los fieles y registraron los vehículos que ingresaban al recinto de la catedral sin motivo, incluidos los vehículos conducidos por el clero.

Según la prensa, las organizaciones de derechos humanos y los informes de las redes sociales, los líderes de la Iglesia católica en todo el país continuaron sufriendo el acoso de los partidarios del gobierno, que a menudo actuaban junto con la policía. Otros líderes católicos dijeron en privado que sentían miedo e intimidación cuando celebraban la misa. Los sacerdotes dijeron que a menudo veían a civiles progubernamentales intentar intimidarlos para que guardaran silencio público sobre cuestiones políticas grabando sus homilías dominicales. En octubre, un grupo de motociclistas inició una carrera frente a la Catedral de San Pedro en Matagalpa, interrumpiendo el servicio regular del domingo. La actividad recibió autorización del Ayuntamiento de Matagalpa y de la Policía. En julio, un grupo similar de motociclistas intimidó a los fieles en la misma catedral durante una misa dominical. El mismo día,

Líderes protestantes católicos y evangélicos dijeron que el gobierno continuó restringiendo los viajes de manera selectiva para algunos solicitantes de visa que pretenden visitar el país con fines religiosos en función de la afiliación política percibida del patrocinador local del solicitante. Según el clero católico, una regulación de 2016 que instruía a todas las iglesias a solicitar autorización de entrada para sus misioneros o autoridades religiosas continuó en vigor.

En octubre, monseñor Carlos Mantica dijo a Voice of America, antes de la aprobación de la ley sobre el registro de agentes extranjeros, que a la Iglesia Católica le preocupaba que la ley pudiera poner en peligro las donaciones que recibió Caritas, una ONG católica. Dijo que desde 2018, Caritas había experimentado retrasos en sus operaciones debido a la negativa del gobierno a emitir los permisos de operación anual de Caritas y las aprobaciones de exención de impuestos, lo que le permitió recibir artículos donados desde el extranjero.

El obispo Carlos Herrera, presidente de Caritas de Nicaragua, dijo a los medios en abril que el gobierno seguía negando a Caritas sus exenciones fiscales legalmente autorizadas. Herrera dijo que la organización informó a los donantes que dejaran de enviar donaciones porque Caritas no pudo recuperarlas de la Aduana. En diciembre de 2019, la Aduana liberó uno de los 13 contenedores de Caritas retenidos desde abril de 2018 sin explicación del retraso. Los funcionarios de aduanas dijeron que los 12 contenedores restantes se perdieron sin explicación. Caritas dijo que los contenedores contenían donaciones de equipo médico y material educativo y de salud destinados a su labor social. Caritas continuó informando que la organización, acreditada en el país desde 1965, no había recibido desde marzo de 2018 su certificado renovable anualmente del Ministerio del Interior. que técnicamente le dio permiso para operar en el país. Los representantes de Caritas continuaron diciendo que la falta de renovación del certificado le impidió recibir exenciones de impuestos, prohibió la importación de sus materiales y obstaculizó su capacidad para traer misiones médicas como parte de sus servicios sociales. Afirmaron que continuaron reduciendo sus servicios sociales debido al hostigamiento de los partidarios del gobierno en las comunidades donde trabajaban.

Según medios italianos, la ciudadana rusa que huyó de Nicaragua en 2019 después de que un tribunal la declarara culpable de arrojar ácido sulfúrico a un sacerdote de la Catedral de la Inmaculada Concepción en Managua en 2018 vivía en Italia como refugiada. La Sexta Corte Penal de Justicia condenó a la mujer a ocho años de prisión en mayo de 2019, pero en agosto de 2019, los medios informaron que testigos vieron a la mujer en un vuelo a Panamá. En el mismo mes, el portavoz de la Corte Suprema de Justicia negó a un reportero de un periódico que el atacante hubiera sido liberado y dijo que el testimonio de los testigos que aseguraron haberla visto en un vuelo a Panamá era falso. CENIDH escribió en su informe Ataque a la Iglesia Católica en Nicaragua 2019-2020, difundido en julio, que “este caso refleja la forma corrupta y falaz en que el régimen de Ortega Murillo permite la impunidad [cuando se cometen actos] contra quienes consideran ‘sus enemigos políticos o públicos’, delitos que ellos mismos orquestan perversamente”.

Sección III. Situación del respeto social por la libertad religiosa

No hubo informes de acciones sociales significativas que afecten la libertad religiosa.

Sección IV. Política y compromiso del gobierno de EE. UU.

A través de declaraciones públicas y cuentas oficiales de las redes sociales, los altos líderes del gobierno de los EE. UU. Y los funcionarios de la embajada pidieron repetidamente al gobierno que cesara la violencia y los ataques contra la Iglesia católica y expresaron el apoyo del gobierno de los EE. UU. A las comunidades religiosas en su lucha por los derechos humanos, la democracia y la libertad. . Por ejemplo, tras el incendio provocado en la Catedral de la Inmaculada Concepción en Managua, el Embajador condenó el ataque en una declaración pública publicada en las redes sociales e instó a que cesen de inmediato todos los ataques contra la Iglesia Católica y sus fieles. Los funcionarios de la embajada continuaron expresando su preocupación por las restricciones a la libertad religiosa en el contexto de una represión más amplia con los funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores.

 

El Embajador y su personal se reunieron regularmente con altos líderes religiosos de la Iglesia Católica, grupos protestantes evangélicos, la Iglesia Luterana Morava, la Asociación Islámica Nicaragüense y la comunidad judía. En estas reuniones, los representantes de la embajada discutieron preocupaciones sobre la politización de la religión, las represalias gubernamentales contra los grupos religiosos políticamente activos y las limitaciones a la libertad de religión y el fomento de la diversidad y la tolerancia.

El 2 de diciembre de 2020, de conformidad con la Ley de Libertad Religiosa Internacional de 1998, según enmendada, el Secretario de Estado volvió a colocar a Nicaragua en la Lista de Vigilancia Especial por haber cometido o tolerado violaciones graves de la libertad religiosa

Recomendado

MINED proyecto de infraestructura y equipamiento en centros educativos

MINED anuncia proyectos de infraestructura y equipamiento en centros educativos

La mejora en infraestructura y equipamiento con tecnología,  se trabajará en actividades de fortalecimiento de las capacidades docentes, el corte evaluativo y la promoción de valores.

CSE da a conocer los nombres de los miembros de los CED y CER

CSE da a conocer los nombres de los miembros de los CED y CER

Entre el 3 y 6 de junio el CSE nombró y juramentó a 102 personas que asumieron los cargos entre propietarios y suplentes a cargos de presidentes, primeros y segundos miembros de los Consejos Electorales Departamentales y Regionales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + 2 =

× ¿Cómo puedo ayudarte?